Archivo de la etiqueta: mente

Los estados mentales

Cuando una persona se decide cambiar físico y ponerse en forma, bien por estética o bien por salud, se suele enfrentar a un gran problema, cambiar sus hábitos de vida y más traumático aún, cambiar su alimentación, pasar de comer lo que le apetece, sin importar cuándo o cuánto, a comer cantidades controladas y de alimentos que para nada le atraen. Esto puede acabar siendo un “infierno” y un mes es más que suficiente para que nuestros buenos propósitos queden en nada. Esto supone un fracaso tanto para la persona que abandona como para el profesional que pudiese estar tratando de hacerle alcanzar estos objetivos.

images

Si has pasado por esto, seguramente no has alcanzado el estado mental adecuado de los que describimos a continuación

1º: Deseas cambiar tu forma de vida y tu físico, sin embargo no tienes idea de cómo comenzar. No tienes conocimiento alguno sobre el tema y cometes muchos errores que evitarán que logres tus objetivos. Por ejemplo, aquí estarían las personas que acuden al gimnasio y realizan entrenamientos de 3 horas o sólo entrenan el pecho, el bíceps y los abdominales y también los que desean perder peso y pasan largas horas corriendo en la cinta, sin tocar una pesa y bebiendo litro y medio de bebida isotónica, que hacen que al final de las dos horas el balance calórico de esas dos horas llegue a ser positivo incluso.

2º: Has tomado la decisión de cambiar tu vida y tu físico, además sabes lo que tienes que hacer, sin embargo, no lo haces por debilidad mental, no te apetece “sufrir, y acabarás por abandonar en el intento por lograr tus objetivos. Por ejemplo aquí estaría una persona con exceso de peso que sabe que lo que come no le ayuda en su objetivo de perder peso, pero prefiere comer esos alimentos en los que encuentra el placer. También los que se auto engañan afirmando que no entrenan pierna porque juegan al fútbol, cuando la realidad es que no están dispuestos a soportar una dura serie de sentadillas.

3º: Estás poniendo en práctica el programa que te ha diseñado un profesional y sabes lo que haces, sin embargo, estás muy cansado de hacerlo y te sientes tentado cada día por volver a llevar una vida sedentaria o una mala alimentación. Lo estás haciendo pero no te gusta lo que haces, por ello lo más seguro es que obtengas resultados a corto plazo pero nunca lograrás realmente tu objetivo a largo plazo y además es muy posible que abandones al poco tiempo. Por ejemplo aquí estaría el que cada vez que ve a alguien comer un bollo de crema o comida basura, se siente terriblemente tentado a volver a su forma de vida anterior y comer eso cada día como hacía antes, pensando que no merece la pena. También, en lo relativo al ejercicio, los que continuamente se quejan de los duros entrenamientos que tienen que realizar y por ello suelen buscar excusas para no acudir a entrenar o no los llegan a completar del todo, alegando que por un día no pasa nada.

4º: Tienes los conocimientos necesarios que has ido adquiriendo por ti mismo en el proceso de dejarte guiar por un buen preparador, además, no te pesa hacer todo lo que haces y comer lo que comes, es más lo haces porque te gusta. Por ello logras tus objetivos e incluso superarás tus expectativas. ¡Enhorabuena! Ya eres deportista y tu estilo de vida pasa a ser acorde a ello. Has convertido el deporte y la vida sana en tu forma de vida y difícilmente la abandonarás, una vez has descubierto sus bondades y la satisfacción personal que proporciona. Por ejemplo aquí estaría quién acude a comer a un bufet libre con sus amigos durante sus vacaciones de verano y mientras ellos llenan sus platos de alimentos ricos en azúcares o grasas, él llena su plato con un poco de carne a la plancha, un poco de arroz hervido y unas verduras sin que esto suponga un sufrimiento, ya que lo hace a sabiendas del beneficio que le proporciona. Además, durante sus vacaciones debería acudir un par de días a entrenar para sentirse a gusto, no por obligación, sino porque quiere pasar un buen rato.

Con esto, llegamos a la conclusión de que quién realmente consigue sus objetivos en esta tarea es quién consigue amar el deporte y la vida sana, haciendo que sea su estilo de vida. Esto no se consigue de un día para otro, sino que lleva un proceso por el que todos pasamos. El proceso de transformación desde sedentario hasta deportista como estilo de vida, requiere de un gran esfuerzo y dedicación, pero también de un adecuado asesoramiento en cada una de sus fases, para evitar salirse del camino. Es por ello que todo programa de entrenamiento tiene que tener en cuenta no solo aspectos de entrenamiento y nutrición, sino también el factor psicológico, que realmente diferenciará a los que alcancen sus objetivos de los que se queden por el camino. Es aquí donde estar en manos de un profesional marca la diferencia que nos hace llegar a este cuarto estado.